miércoles, 21 abril 2021
Distrópolis

¿Por qué nos molesta tanto que los otros piensen diferente?

Autor: Claudia Sánchez

Un breve acercamiento a la soledad existencial.

Todos los días escucho cada vez más molestia y enojo hacia diferentes opiniones y formas de pensar. Que si el gobierno está actuando mal vs. Que mejor hay que apoyarlo / Que si la gente está haciendo muy bien la cuarentena vs. Si está saliendo normalmente. Quisiéramos que todos vieran las cosas como nosotros las vemos, nos estamos polarizando en nuestra forma de pensar y con la situación actual del coronavirus se hace más evidente. Queremos explicarle a los demás nuestros argumentos, convencerlos, que nos apoyen y si no sucede, nos frustramos. Así que no sólo nos polarizamos sino que también nos agredimos y en algunos casos extremos, terminamos relaciones.

Desde que éramos pequeños queríamos mostrarle a mamá que nos salía muy bien la marometa y el dibujo que nos había costado tanto trabajo, después en la adolescencia le llamábamos a nuestr@ mejor amig@ para contarle que aquél que nos gustaba nos había llamado, algunos colgamos nuestro diploma universitario en la pared para que los demás lo vean, mientras otros hicimos una linda boda para mostrar a los demás que nos comprometimos con alguien.

Siempre hemos querido que los demás vean lo que hacemos, tenemos la necesidad existencial de que los demás vean la vida como nosotros la vemos y por eso la mejor sensación que podemos tener es cuando el otro nos confirma que ve la vida de la misma manera que nosotros la vemos. ¿Por qué? Porque con eso evadimos la soledad existencial.

La soledad existencial es aquella que nos recuerda que somos únicos, nacimos solos, vivimos solos y moriremos solos, nadie puede ni podrá vivir lo que nosotros vivimos aunque nos acompañen, por ejemplo, nadie podrá quitar nuestro dolor y vivirlo por nosotros.

Es por eso que nos es muy importante sentir que alguien piensa igual, y no es por soberbios y por convencer a los otros que nuestra es la forma de pensar es la buena, sino que, de esa manera, nos sentimos en alianza y acompañados; por lo tanto, nos deja menos solos.

Pero entonces, ¿qué podemos hacer?

Comprender que conocer muchos puntos de vista, nos da la posibilidad de ver la unicidad en cada persona, de vivir en la libertad de pensar y sentir como queramos. Respetar eso, no implica necesariamente que nos alejemos de los demás, sino que nos da la posibilidad de unirnos de otras formas; por ejemplo, al comprender la complejidad y la experiencia del otro, y que el otro pueda comprender la mía. No tenemos que pensar igual, sólo vernos más los unos a los otros, así estaremos menos solos, menos polarizados, abiertos a la diversidad y enriqueciéndonos cada vez más a partir de ella.

Edición: Lil Sandoval

Escríbenos un mensaje

Queremos saber tus comentarios o sugerencias para nuestra próxima edición.

¡Tú puedes ser nuestr@ próxim@ reporter@!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *