miércoles, 21 abril 2021
elecciones
Distrópolis

ELECCIONES

Autor: Claudia Sánchez
Tiempo de lectura: 1 min

Estamos empezando el segundo mes del año, siempre enero es un caos de arranque, reconfiguración, analizar la viabilidad de los “propósitos” en fin. 

Ahora en febrero me gustaría dejar los temas de fin / inicio de ciclos para continuar con otros que de igual manera puedan ser de utilidad en tu desarrollo personal.

¿Eres consciente de que todo el tiempo estás eligiendo?

Suena el despertador y si te despiertas, eliges apagarlo y levantarte, o extenderlo otros 10 minutos. Eliges qué ropa ponerte, qué desayunar.

Eliges en qué relaciones entrar, eliges estudiar y qué estudiar. Eliges ir a la reunión familiar quieras o no, eliges qué comer. Elegimos todo el día, todo el tiempo.

El filósofo danés Søren Kierkegaard nos señala que las elecciones nos angustian. Por supuesto que hay unas que son más simples, que nos angustian menos, como por ejemplo qué ropa nos pondremos o qué camino tomamos para ir al trabajo. Y hay elecciones más complejas que nos angustian mucho más, como separarnos o no de nuestra pareja.

¿Por qué nos angustia elegir? Porque no tenemos una bola mágica que nos diga si la elección que tomamos sea la adecuada en el futuro, no sabemos si las cosas nos van a salir bien o nos van a salir mal. Si tuviéramos esta certeza, elegiríamos llenos de confianza.

Lo cierto es que no hay tal bola mágica y por lo tanto, no hay certezas. Por eso en cada elección hay un “salto de fe”, esta es la expresión que usa Kierkegaard para referirse a ese salto al vacío que sentimos cuando tenemos que elegir y soltar todas las demás posibilidades.

Kierkegaard nos invita a que estas elecciones las tomemos con pasión, pues para este filósofo vivir de manera apasionada es el principal objetivo existencial. Existir implica todos estos riesgos al dar saltos de fe.

Si tratamos de evitar la angustia de las elecciones, o nos vamos a ahogar en esta angustia, o nos vamos a volver insensibles a la existencia. Perdiendo obviamente toda pasión. Así que la invitación es a abrazar la angustia como parte de la existencia, aceptando los riesgos de los dilemas, dando saltos de fe en cada elección, aventándonos a este vacío, enfrentando y aceptando las dificultades de la existencia.

Sugiere no evitar angustiarnos, sino aprender a angustiarnos.

Así que si pensabas que estabas sólo porque eres el único indeciso, no lo eres. Eres indeciso porque te angustia dar ese salto de fe. Si eres de los que evita tomar elecciones y dejas que la vida te lleve, estás evitando la angustia, pero, según este filósofo, te estás perdiendo de una vida apasionada y te estás desensibilizando.

Edición Lil Sandoval

Escríbenos un mensaje

Queremos saber tus comentarios o sugerencias para nuestra próxima edición.

¡Tú puedes ser nuestr@ próxim@ reporter@!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *