miércoles, 21 abril 2021
Distrópolis

Comunicación Efectiva

Autor: Claudia Sánchez

Es importante entender que la comunicación y las relaciones humanas van de la mano todo el tiempo y que, a través de ellas nos informamos, reflejamos quiénes somos y la manera en que vamos construyendo vínculos. Si logramos identificar y comprender el proceso de comunicar desde diferentes ángulos, lograremos mayor capacidad para entendernos y generar conexiones y convivencia positiva en todos los ámbitos de nuestra vida.

¿Qué es la comunicación?

La definición más simple es:

“El acto de transmitir información entre dos o más personas, incluye pensamientos, ideas y emociones”.

A través de nuestra comunicación reflejamos quienes somos, nuestras necesidades e inquietudes, expresamos comprensión, resolvemos conflictos, compartimos, intercambiamos ideas y opiniones. Sabemos que muchas de las dificultades que experimentamos en la vida, son resultado de malos entendidos, por no saber cómo comunicarnos.

La mala comunicación entre las personas genera tensión, estrés, aburrimiento o la sensación de que no somos comprendidos o apreciados.

Las habilidades de comunicación son herramientas que desarrollamos a lo largo de la vida para lograr comprender al otro y que el otro nos comprenda de una mejor manera. Estas habilidades se van adquiriendo, desarrollando y perfeccionando para informar e informarnos sobre los demás y otras formas de ver el mundo.

¿Cómo puedo mejorar mi comunicación?

Primero que nada es importante saber que nos comunicamos tanto verbal como no-verbalmente, es decir, todo el tiempo estamos comunicando, no solo con nuestras palabras (habladas o escritas), sino con nuestros gestos, nuestra expresión corporal, vestimenta, peinado etc.

Es por eso que hay que poner atención en los mensajes que queremos expresar, tomando en cuenta que el interlocutor no necesariamente tiene el mismo contexto y no debemos dar por hecho que nos entiende al 100%. 

Recomendaciones:

  • Organiza previamente las ideas, puedes apoyarte escribiendolas.
  • Cuida el tono y volumen de la voz.
  • Usa ejemplos y metáforas como recursos para apoyar tu mensaje.
  • CONFIRMA con el otro si te está comprendiendo para que puedas ajustar o repetir la idea de diferente forma.
  • Si tu eres el que escucha, no dudes en preguntar las veces que sean necesarias hasta que sientas que el mensaje del otro es suficientemente claro para ti.
  • Escucha activamente, es decir, con toda tu atención e interés, deja de lado lo que te pueda distraer.
  • VERIFICA que estás comprendiendo, por ejemplo puedes parafrasear lo que escuchas y confirmar que vas siguiendo el mensaje.

Edición Lil Sandoval

Escríbenos un mensaje

Queremos saber tus comentarios o sugerencias para nuestra próxima edición.

¡Tú puedes ser nuestr@ próxim@ reporter@!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *